PROGRAMA DE INOCUIDAD AGROALIMENTARIA

El aumento de Enfermedades Transmitidas por Alimentos (ETA´s) asociadas con el consumo de frutas y verduras frescas ha despertado gran inquietud entre las autoridades sanitarias y los consumidores respecto a la inocuidad de estos productos y ha conducido al establecimiento de nuevos requerimientos higiénico-sanitarios para su control, siendo en la actualidad un requisito para la comercialización de muchos de ellos a nivel nacional e internacional.


Organizaciones Internacionales como la Organización Mundial de la Salud, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico y la Iniciativa Global de Seguridad Alimentaria (GFSI) han fomentado la implementación de esquemas de Inocuidad Alimentaria, así como la publicación de regulaciones y códigos para la aplicación de sistemas de reducción de riesgos de contaminación en los procesos de producción y empaque de frutas y hortalizas frescas.

La Iniciativa de Inocuidad de los Alimentos promulgada por el presidente de los Estados Unidos de Norteamérica Bill Clinton en 1997 y la recién publicada Ley de Modernización de la Inocuidad, firmada el 4 de enero de 2011, han condicionado a todos aquellos países que tengan negociaciones comerciales con los Estado Unidos a que implementen esquemas de inocuidad y a estar sujetos a revisiones in situ y en frontera por parte de la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) de Estados Unidos para el ingreso de alimentos principalmente frutas y hortalizas frescas. Como respuesta el Gobierno Federal (SAGARPA) a través del Servicio Nacional de Sanidad Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA) ha implementado metodologías que contribuyan en el aseguramiento de la inocuidad de productos de exportación, entre ellos frutas y hortalizas.


Desde hace 10 años el Comité Estatal de Sanidad Vegetal de Guanajuato ha operado en el estado el Subprograma de Inocuidad Agroalimentaria, buscando que los productores y empacadores desarrollen estrategias para minimizar, reducir o eliminar los peligros de contaminación física, química y microbiológica en la producción y empaque de los vegetales frescos a través de la implementación de Sistemas de Reducción de Riesgos de Contaminación (SRRC).


Los beneficios para los productores y empacadores que implementen el esquema de SRRC radican básicamente en los siguientes puntos:

  1. Obtener la autorización como proveedores de empresas comercializadoras que tienen como requisito la implementación de un esquema de SRRC en materia de inocuidad, antes incluso de la firma de un contrato de compra - venta.

  2. Incorporarse y mantenerse como proveedores en el mercado de productos especializados, y por ende, acceder a mejores precios y condiciones de venta.

  3. Obtener el permiso de exportación en el caso de ser productores de jitomate.

  4. Acceder y asegurar la permanencia en el mercado de exportación.

  5. Ordenar y eficientar los recursos con que se cuenta, al implementar acciones que derivan en el orden y organización de la empresa.


Adicional a los beneficios individuales por productor / empacador, la implementación del Programa de Inocuidad genera los siguientes beneficios al sector agrícola y a la población en general:

  1. Conservar el mercado al proveer alimentos producidos bajo el esquema de SRRC.

  2. Incrementar los volúmenes de frutas y hortalizas inocuas disponibles para el mercado de exportación.

  3. Capacitar en manejo seguro y adecuado de plaguicidas, con el beneficio inmediato de conservar la salud de quienes los manejan y/o pueden verse expuestos a ellos, así como de la población en general al proveerlos de alimentos libres de residuos de plaguicidas por arriba de su LMR o de plaguicidas no permitidos.

  4. Mejorar las condiciones laborales de los trabajadores de unidades donde se implementan SRRC.

  5. Ordenar y eficientar los recursos con que se cuenta, al implementar acciones que derivan en el orden y organización de la empresa.

Por lo antes mencionado, el poner al alcance de los productores y empacadores de vegetales los servicios de asistencia técnica, la divulgación y la capacitación a través del Programa de Inocuidad Agroalimentaria, les permitirá acceder y permanecer en mejores mercados y por ende acceder a mejores precios.

Objetivo del Programa

Promover la implementación de SRRC en los productores agrícolas, y en empacadores del estado de Guanajuato a través de la implementación inicial y de mantenimiento de las Buenas Prácticas Agrícolas en unidades de producción y de empaque, así como de un área BUMA de productores de chile, jitomate y cebolla, mediante las acciones de asistencia técnica, capacitación, monitoreo y vigilancia de contaminantes de los insumos y de producto final.


Principales Servicios.


  1. Asesoría en materia de SRRC

  2. Entrenamiento para el personal (operativo, de supervisión y directivo)

  3. Tomas de muestras de fuentes de agua y producto para su análisis microbiológico y de metales pesados en un laboratorio acreditado.

  4. Toma de muestras de productos agrícolas, agua, entre otros para la determinación de residuos de plaguicidas en el Laboratorio de Análisis de Plaguicidas y sus residuos del CESAVEG (LAPyR).

  5. Entrega de material de divulgación sobre BUMA y SRRC

Adicionalmente para el público en general se ofrecen los servicios de: Capacitación, conferencias, pláticas, seminarios, talleres, etc., relativos a la Inocuidad de los Alimentos.